Alta magia y Teúrgia - cfio.es

Alta magia, 3 trampas que hay que evitar absolutamente

Los libros consagrados a la alta magia son mucho más numerosos que las órdenes iniciáticas que se dedican a su enseñanza. Esta sobreabundancia literaria ha incitado a muchos jóvenes investigadores a lanzarse por sí mismos al estudio y la práctica de la teúrgia. ¿Existen más riesgos por estudiar sólo, que dentro de grupos de iniciados? Una cosa es segura, el peligro es el mismo, la solución menos riesgosa es en verdad la primera…

Trampa No 1: Los grupos de alta magia

El problema de los grupos esotéricos en general viene más de su psicología básica, que de la validez de las enseñanzas que dispensan. En muchos aspectos, de hecho, las doctrinas mágicas de todas las órdenes iniciáticas tienen su valor ya que provienen en más o en menos de las mismas fuentes, que son el hermetismo y la Cábala cristiana.

Lo que más molesta cuando se frecuenta una orden mágica, es la promiscuidad de otros miembros que no tienen los mismos valores, y esto puede constituir un poderoso freno para la evolución espiritual.  Un buen ejemplo nos va a ayudar a comprender.

En un salón de escuela, el nivel pedagógico es a menudo adaptado para los que más demoran en aprender. Son los menos dotados entonces los que definen el avance en la instrucción. Poco importa que esto sea bueno o malo, no es lo que vamos a discutir aquí.

Lo cierto es que en la vida iniciática, he podido comprobar que algunas personas son capaces, cuando estudian solas, de hacer progresos magistrales y hacer en seis meses una asimilación de conocimientos que les habría demandado a otros unos seis años de trabajo.

¡El problema es que esto sucede frecuentemente entre alumno y maestro, y se pueden imaginar lo que puede pasar si el alumno es capaz de leer más rápido que el maestro!

Trampa No 2: Los dirigentes

Lo que nos lleva al segundo punto. El saber que las órdenes mágicas a menudo son administradas por personas con escasa consideración social o profesional, y que encuentran en la jerarquía iniciática el medio de compensar sus carencias.

Nos damos cuenta de esto por los títulos de los grados de las sociedades secretas con sus “supremísimos, ilustrísimos y venerabilísimos grandes maestros”. Los dirigentes de estos movimientos falsamente espirituales no pueden hacer más que observar desde lo alto de su púlpito insondable, hacen todo lo posible por salvaguardar la diferencia abismal que separa vuestra ignorancia de sus conocimientos incomunicables. Y es por esta causa, y no por otra que pueden tener sistemáticamente poder sobre usted y mantenerlo si es posible en su nivel, es decir el más bajo…

Con muchos estatutos, odian abiertamente al obrero humilde que trabaja para hacer las cosas accesibles, ellos van a complicar abusivamente los arcanos ya difíciles de la Tradición con el fin de que ustedes se sientan dependientes, impotentes e indignos.

Trampa No 3: Las egregoras de alta magia

El tercer inconveniente no despreciable, la egregora. Una egregora es una forma-pensamiento colectiva activa. Cuando varias personas piensan del mismo modo o practican ritos similares, crean una egregora con la cual estarán conectados más adelante todos los que compartan las mismas creencias, los mismos gestos y desgraciadamente las mismas ilusiones…

Todas las órdenes mágicas tienen su egregora. Si ustedes practican por ejemplo los rituales de la Golden Dawn, estarán relacionados con su egregora, es decir con su historia, con sus resultados, y con todos los miembros que han trabajado bajo esta bandera.

El rol de una egregora es también el de ayudar y sostener. Pero en el caso de una orden mágica que ha conocido más vicisitudes que sanas realizaciones, es como estar sentado en la clase al lado de cangrejos.

Conclusión

Trabajando sólo (o con uno o dos amigos de confianza) y teniendo el coraje de crear sus propios ritos, evitará estos tres importantes problemas, y se asegurará excelentes resultados que le sorprenderán a usted mismo.

Una última palabra sobre la enseñanza y el profesor. Un verdadero instructor tiene una sola idea en cabeza. Que usted se realice más rápido y mejor que él. Si aparece un alumno que sobrepasa al maestro, entonces el maestro es bueno.

¿Con el nacimiento de este artículo, usted debería preguntarse si todos los grupos, las órdenes y égrégores mágicos son forzosamente malos y se los debe evitar? ¡Sin duda alguna, absolutamente no! Además, tal pensamiento sería muy intolerante. Afortunadamente, existe gente sincera y respetuosa de sus próximos. A menudo, son pequeños grupos de amigos que trabajan humildemente y muy discretamente. Es necesario tener la posibilidad de encontrarlos y de ser admitido por ellos. Ellos son en general muy prudentes en su reclutamiento y raramente hablan de sus actividades.

En fin, no hay que tirar al bebé con el agua del baño. Por ejemplo, formar parte de la GD u otras estructuras mágicas no quiere decir gran cosa. Hay buenas logias y otros(as) a fuire. Hay logias que envejecen bien y otras mal. Hay dirigentes competentes y otros menos capaces…

Leer mas…

¡Que se lo diga por Toutatis!