Alquímico Athanor y fuegos secretos - cfio.es

Athanor Alquímico y fuegos secretos

El athanor alquímico es el lugar donde se prepara la piedra filosofal. ¿Sabía usted que existen muchos modelos secretos?… Con el fin de favorecer la creatividad de los alumnos del CFIO, les propongo descubrir hoy algunos conjuntos particulares. Ellos le darán, lo espero, el deseo – y el gusto – de crear sus propias herramientas según los objetivos que persiga. En efecto, hay tantas vías como alquimistas. Cada adepto ha seguido un camino que le era personal, y algunas veces lejos de los senderos trillados…

Un breve recuerdo

El athanor es el lugar en donde la cocción del huevo filosofal tiene lugar. Es el vientre de la madre hermética. Una vez que las materias han sido reunidas, están preparadas para sufrir el proceso de transformación que la naturaleza impone a toda cosa en gestación. Ya se opere en vía seca o húmeda, los protagonistas de la obra, pasan por inmutables etapas de descomposición, purificación y recomposición de la materia.

El objetivo es alcanzar la quintaesencia, es decir el más elevado grado de evolución del que la materia es capaz en condiciones ideales. El athanor proporciona precisamente al huevo hermético este medio ambiente propicio para su crecimiento.

El fuego nutricio del athanor alquímico

Así como el embrión humano crece en el vientre de su madre a calor suave y regular, la materia de la obra alquímica también recibe un alimento constante llamado “fuego secreto”, el cual puede tomar, según las vías seguidas, formas muy numerosas.

Se identifican por ejemplo los fuegos caloríficos como en los procedimientos de más abajo, donde el calentamiento de los recipientes es realizado por una placa eléctrica o una freidora con baño de arena para una difusión constante. (La campana que puede observar es una campana para quesos– pero atención que no hay que calentarla demasiado, porque sin dudas puede llegar a explotar, como me aconteció una vez:-D)

Alquímico Athanor y fuegos secretos -cfio.esAlquímico Athanor y fuegos secretos -cfio.es

Otros fuegos…

En la jerga de los alquimistas, el «fuego secreto» representa de hecho un conjunto de energías capaces de transformar la materia y de llevarla hacia lo mejor de sí misma. El fuego calorífico es el más conocido y utilizado, pero hay otros, mucho más extraños, como por ejemplo, el fuego celeste, llamado comúnmente “gracia”.

Este tipo de vía está reservada para operadores experimentados que han realizado además un trabajo personal. La materia utilizada en el dispositivo de más abajo es todavía poco conocida y por ello menos utilizada a causa de la dificultad que hay para obtenerla. En cualquier caso, el fuego en cuestión es activado por la oración del adepto, bajo el efecto de una teúrgia particular.

Sin la adición de fuego vulgar (algo que alarga considerablemente la duración de la obra), la materia filosófica recibe la impresión del fuego celeste y se transforma en el silencio y en la oscuridad sacerdotal. Los francmasones reconocerán allí, sin duda, el simbolismo de las “cámaras” que acompañan su progreso iniciático.

Alquímico Athanor y fuegos secretos -cfio.es

Notemos también la utilización de “fuegos” poco comunes tales como las radiaciones estelares (Luna, sol, estrellas), los colores, los sonidos, la electricidad estática, y, algunos todavía más curiosos, las emisiones debidas a las formas.

El secretum secretorum

A pesar de todas estas indicaciones y revelaciones, existe todavía un fuego, sin duda el único que puede ser verdaderamente cualificado de «secreto» y que se relaciona con una vía que se transmite por revelación directa, o de hombre a hombre. Este fuego, que los antiguos llamaban «estiércol de caballo» es transmitido por un athanor verdaderamente muy particular, y cuyo uso es tan delicado que muy pocos individuos serían capaces de manejarlo. Nosotros lo estudiaremos en detalle en una próxima formación consagrada a las alquimias de las sustancias…

Un viejo y desconocido manual que también pronto difundiré nos indica que:

« Así, en tiempos pasados, dicha ciencia fue tan manifiesta que varios pastores, guardando sus ovejas hicieron la piedra de los filósofos. Algo que provocó que fueran excitados por la nobleza. Después fueron raros los que la hicieron, y entonces escribieron tan oscuramente que ha sido casi imposible entenderlos. »

Pero esperando esta gran divulgación, y para hacerlo esperar constructivamente, quiero darle algunas pistas, y le invito a contemplar una solución verdaderamente rocambolesca, y es por esta precisa razón que muy pocos han pensado en ella. Y sin embargo, su sencillez es evidente…

¿Si hasta aquí no ha empezado a rezar, quien le va a dar lo que quiere? Nada mejor que una buena motivación para iniciar las cosas.

 Lee, lee, lee, y relee, ora y

Leer más…

¡Que se lo diga por Toutatis!