Grupo gnóstico - cfio.es

La experiencia de un grupo gnóstico

En su origen, la palabra «Iglesia» proviene del griego Ekklesia que significa «comunidad». Los primeros cristianos fueron, por lo tanto, grupos de amigos que compartían la misma fe y, más exactamente, los mismos conocimientos. Existen todavía hoy grupos gnósticos apostólicos y alquímicos al margen del catolicismo oficial. He tenido el honor de dirigir uno de ellos durante algunos años…

La filiación apostólica

Según la tradición cristiana, el primer obispo fue el apóstol San Pedro. es por tanto el primero de una larga cadena de iniciados de la que el papa actual sería el 266o descendiente (el número exacto es poco seguro debido al hecho que en ciertas épocas, las disputas políticas ocasionaron la elección de tres papas al mismo tiempo).

Entre tanto, el episcopado (es el rito que consagra a un obispo) se ha transmitido de forma exponencial en todas las direcciones. Esto significa que los primeros obispos han hecho a los pequeños…

Varias Iglesias

Es falso creer que exista sólo una sola Iglesia católica romana. Aunque minoritarias, otras iglesias cohabitan en el universo cristiano tales como la Iglesia Ortodoxa o la Iglesia copta, como las más conocidas. Estas Ekklesiae no son administradas por el Papa, sino por Patriarcas independientes.

El problema de las iglesias cristianas es demasiado vasto para que podamos detenernos aquí pero regresaremos.

Una iglesia gnóstica

En el siglo XIX, se produjo un hecho curioso. Un obispo llamado Vilatte, del linaje siro-jacobita de Antioquía (una pequeña rama de la Iglesia Siríaca oficial), estará en el origen consagraciones de ciertas figuras destacadas del esoterismo francés, todos miembros de sociedades secretas. Estos nuevos obispos, de los que uno de los más conocidos fue Juan Bricaud, insuflarán el apostolado en el corazón de las organizaciones iniciáticas y ocultas de principios del siglo XX.

La historia de estas sociedades secretas con muchas ramas disidentes es muy compleja. Retengamos simplemente que a partir de allí, la energía apostólica circulará por las organizaciones iniciáticas cristianas y alquímicas. Esto permitirá un renacimiento del cristianismo primitivo y secreto hasta nuestros días.

Pequeñas cenas entre amigos…

El principio de la ekklésia se basa en la creación de pequeños grupos independientes de trabajo, administrados por un sacerdote o un obispo gnóstico. Su funcionamiento se parece al utilizado en Francmasonería, pero sin grados y sin cotizaciones.

Estos grupos reúnen en general a amigos apasionados por el esoterismo cristiano, que se reencuentran pues de modo informal (y fraternal) para trabajos colectivos de estudio y de búsqueda, de experiencias de laboratorio alquímico, y ritos regulares, la mayoría de las veces misas.

Todo termina en general con ágapes que son, para los que lo ignoran, comidas fraternales durante las cuales se hace un balance de lo que juntos han vivido en alegría y buen humor.

Los amigos de Saint Edern

En el año 2005, a petición de algunos amigos y alumnos, he creado les Amis de Saint Edern (Amigos de San Edern). Este pequeño grupo de una decena de personas fue el terreno de experiencias y de búsquedas muy profundas en materia de esoterismo y de alquimia que una parte ha sido publicada por CFIO.

La vida de tal grupo siempre es muy agitada Los momentos de comunión alternan forzosamente con las inevitables confrontaciones que resultan del choque del ego durante las difíciles fases de la iniciación. Ninguna persona se salva y todos vamos al molino, molidos en nuestra suficiencia de iniciados por el Espíritu, este disolvente universal de la Naturaleza, que nos consume para hacernos renacer de nuevo en Gloria.

Los ritos eucarísticos realizados con especies (es así como se llama al pan y al vino de la misa) especiales – que en realidad son los elixires y piedras alquímicas de los gnósticos – decuplican el poder de las invocaciones divinas. El grupo está encabezado por un santo local (para nosotros, ha sido San Edern) y se convierte en un centro de energía cristica dentro del cual suceden a veces fenómenos extraños, que confirman a los miembros la Presencia real del Espíritu Santo.

Se producen curaciones personales. Llueve el conocimiento. La luz penetra. La Experiencia es transformante.

Después, el grupo es disuelto. Cada uno debe perseguir su camino, aunque resueltamente cambiado.

¡Que se lo diga por Toutatis!