esoterismo cristiano -cfio.es

¿Qué es la gnosis cristiana?

Cuando se habla de Cristianismo, hay siempre dos bandos que se enfrentan. Los poseedores de la Iglesia oficial católica y otros, reunidos bajo numerosas banderas disidentes. Entre ellas encontramos las iglesias evangelistas (testigos de Jehová, adventistas del Séptimo día, protestantes) y los grupúsculos minoritarios de carácter más o menos esotérico (Gnosis y gnósticos, cataros, esenios, rosacruces, templarios). Cómo encontrar su camino en este laberinto de enfoques tan diferentes…

¡Simplifiquemos!

No voy a extenderme aquí sobre las organizaciones evangélicas Francamente obsoletas o pobres en contenido metafísico, no nos interesarán en nuestro enfoque iniciático.

En cambio, para simplificar nuestro debate, voy esquemáticamente a clasificar el conjunto de los agrupamientos esotéricos mencionados más arriba en la categoría gnóstico. La primera razón es que la mayoría de estos enfoques siente un pronunciado y unánime rechazo hacia el catolicismo romano. La segunda es que sus textos de referencia son extraídos casi sistemáticamente de las llamadas bibliotecas gnósticas, que todavía son llamados los evangelios apócrifos.

¿Qué es la gnosis?

Etimológicamente, gnosis en griego significa conocimiento. Esto no es de gran ayuda mientras no se sabe lo que significa conocimiento en un contexto esotérico. Pero, para los agrupamientos ocultos que dicen ser Gnosis, está claro. La Gnosis es un conjunto de informaciones espirituales secretas en poder de los primeros iniciados cristianos antes de su persecución por la Iglesia Católica Romana.

Por lo tanto, se considera que hay dos iglesias. Una oficial, la del catecismo de nuestras abuelas, que es mayoritaria y más bien refractaria a toda interpretación esotérica del Evangelio. Y la otra minoritaria, la de los iniciados, que ha sido perseguida y se ha refugiado en varias organizaciones nebulosas a lo largo de los siglos.

¿Qué dice la gnosis que es tan perturbador para la Iglesia?

Es muy simple, ella dice que usted puede prescindir de los intermediarios religiosos para acceder a la iniciación espiritual propuesta por Jesús. Ella se apoya para esto en ciertos textos gnósticos tales como el Evangelio de Tomás en el cual es afirmado por ejemplo, que puede encontrar a Dios en todas partes, bajo una piedra o dentro de usted

Por otro lado, el gnóstico no se molesta en saber si Jesús realmente ha existido o no, si ha muerto y ha resucitado o no, o incluso si es cierto que su sacrificio (si realmente se efectuó…) ha servido para la pseudo-redención de la humanidad. Básicamente, el gnóstico no necesita un redentor ni un símbolo histórico formal.

¿Qué necesita? Un guía para el trabajo espiritual, o una praxis iniciática, cuyo resultado dependerá solamente de sus propios esfuerzos y no de la complacencia autoritaria de una jerarquía religiosa que hace (o cree que lo hace) el trabajo en su lugar.

Sin embargo…

El árbol que oculta el bosque

Este combate entre la gran prostituta (¡es así que se llama a la religión de la abuela – gracias por ello! – en algunas logias iniciáticas) y los iniciados de todo pelo es ciertamente emocionante, pero desafortunadamente está desprovisto de profundidad y significado.

De hecho, el estudio de la Gnosis no puede reducirse a una simple oposición de principios entre dos campos. En realidad, la Gnosis ha afectado tanto a los religiosos católicos como a los no católicos, porque su contenido está presente en los Evangelios canónicos, tanto o más que en el famoso apócrifo egipcio, cuyo origen y destino es mucho más complejo de lo que se afirma en la mayoría de los agrupamientos esotéricos.

La mejor prueba es que el mismo San Pablo cita a la Gnosis varias veces. Esto prueba que la Iglesia Católica nunca se ha opuesto completamente a la posibilidad de que un ser pueda liberarse del yugo sacerdotal, en la medida en que lo hace con discreción y sabiduría, y no busca derrocar el equilibrio establecido.

Habría mucho que decir al respecto, y retornaremos en otros artículos …

Gnosis y gnosticismo

Para aquellos que tengan la inteligencia de estudiar en lugar de chillar tontamente y sin sustancia, Jean Borella ha consagrado un notable libro sobre este tema. Problèmes de gnose le ayudará a entender que es lo que diferencia a la gnosis de la pluralidad de doctrinas místicas que circularon en los primeros siglos de nuestra era en las comunidades de Oriente Medio, y lo que se ha tomado sin razón por cristianismo primitivo.

La confusión entre estos dos términos es, por tanto, muy común y debería llamar su atención si desea evitar ser engañado o, lo que es peor, enamorarse de algunas doctrinas recientes, que alimentan el odio y el rechazo sistemático de la Iglesia (sea de Oriente o de Occidente) con el pretexto de algunos atajos estúpidos, y que las masas lamentablemente gustan comer para evitar tener que pensar..

Por lo tanto, la gnosis no está inscrita en un conjunto de textos más o menos secretos o prohibidos, sino que es una forma de lectura profunda de las Escrituras a la que algunos hombres tienen acceso y otros no. De modo que no hay conocimientos ocultos y reservados para una élite de iniciados, sino una capacidad para penetrar los textos religiosos, ya sean oficiales o no.

Para saber más…

¡Que se lo diga por Toutatis!