alta magia - cfio.es

Las órdenes mágicas en el bisturí

Me interrogan frecuentemente sobre la validez espiritual e iniciática de las diversas órdenes mágicas tales como la Golden Dawn, la Aurum Solis o el Martinismo. La magia es un sector aparte en el esoterismo. Su proximidad con el ocultismo de bajo nivel y la brujería es un tema sensible, y engendra mucha desconfianza entre los investigadores. Las siguientes pistas nos ayudaran a poner las buenas preguntas…

Una de tres ciencias madres

A causa de abundancia actual de libros de ocultismo práctico, el público a menudo ignora que la magia era parte de las ciencias consideradas sagradas entre los Antiguos; en Egipto particularmente.

La tradición hermética habla de tres ciencias-madres que son la astrología (nada para ver con el horóscopo), la alquimia y la magia.

Pero para comprender esta forma de magia, hay que añadirle el adjetivo “divino”, que ha dado la palabra “teúrgia” que significaba en griego “labor u obra de Dios”. No estamos lejos en fin de la Gran Obra de los alquimistas, cuyo objetivo, como el de la alta magia, es el alcanzar la iluminación divina por medio de rituales de invocación.

El teúrgo realiza entonces una operación mística que se aleja considerablemente de las prácticas de baja magia –  aunque sean ceremoniales – por las cuales el operador procura inclinar a las esferas celestes a su voluntad, con el fin de obtener ventajas terrestres y personales.

Pero, con la teúrgia, nosotros estamos en un proceso transpersonal ya que hay una búsqueda de fusión en lo divino.

Un origen controvertido

En este sentido, se puede entonces considerar que la vía mágica sea realmente espiritual y que pueda constituir una praxis iniciática eficaz. El problema se presenta cuando se busca recibir una formación, y se entra como iniciado en una orden para recibir una enseñanza.

Actualmente, no hay treinta y seis oportunidades. Poniendo aparte la Golden Dawn, la Aurum Solis, y el Martinismo, y algunas órdenes herméticos (vinculadas con la masonería y de difícil acceso), lo que usted encontrará, son adaptaciones más o menos felices de éstas.

Los Martinistas no apreciarán ciertamente ser colocados en la misma categoría que la GD u otras; así mismo algunas órdenes herméticas no se sentirán en afinidad con las doctrinas del Filósofo desconocido (Louis-Claude de saint-Martin).

No quiero ofender a nadie. Pero, piense lo que se piense, hay un vínculo común entre todas estas estructuras. Las de hacernos creer en su antigüedad. Ésta puede existir en el plano filosófico ya que se menciona a Pitágoras, a Plotino y al corpus hermeticum del Renacimiento Pero querer hacer r3emontar sus orígenes a una orden de épocas antediluvianas, y hacer creer a sus miembros que superiores desconocidos e invisiblescontrolan el desarrollo de sus iniciaciones, es dónde tocan fondo.

La realidad es que todas las órdenes iniciáticas son creaciones ex nihilo, que sus fundadores se han sentido obligados a relacionar con estructuras hipotéticas y antiguas que habrían transmitido los arcanos de generación en generación.

La realidad es menos maravillosa, sin ser por eso invalidante. Las transmisiones iniciáticas pasan a menudo de un hombre a otro. Algunas veces, algunos arcanos permanecen dormidos durante varias generaciones hasta que reaparecen por la intervención de una persona y es precisamente su misión. Es el caso de CFIO o de Papus, por ejemplo, que fundó el Martinismo basado en enseñanzas que habían permanecido durante mucho tiempo silenciosas…

Algunas ventajas

Las vías mágicas son en cambio excelentes herramientas iniciáticas, por la buena razón de que siguen un protocolo de trabajo estructurado. Hay etapas y una progresión rítmica que es puntuada por ritos graduales de iniciación.

Contrariamente a las vías puramente místicas u orientales en las cuales nunca se sabe verdaderamente dónde se está, el mago o teúrgo sigue un itinerario preciso, en un orden dado, que facilita la integración de sus conocimientos esotéricos, y asegura el desarrollo de su conciencia hasta el último nivel. En todo caso, es así como està concebido.

Por ejemplo, lo que propone la Golden Dawn consiste en volver a remontar el árbol de lavida cabalístico, de igual forma en la masonería se busca remontar la escalera de Jacob. En el martinismo, aunque haya también algunos rituales, esto es un poco más difuso debido a la orientación más bien mística (interna) que Saint-Martin había considerado útil privilegiar en un momento de su recorrido.

Inconvenientes

Indiscutiblemente, el gran inconveniente de la vía mágica, es decir dejando de lado el celo de historicidad tendenciosa de la que hemos hablado, es la ausencia cruel de maestros realmente cualificados.

Esto se explica fácilmente por dos razones:

Primero, cuando un iniciado alcanza un cierto nivel de realización, en general, abandona las organizaciones estructuradas y las órdenes a las que pertenece, porque éstas son demasiado a menudo el ámbito de peleas y disputas internas que lo molestan y lo afligen.

En segundo lugar, el poseedor de los verdaderos arcanos nunca es aquel que se encuentra a la cabeza de una orden iniciática. Lo más común, es que los grandes iniciados y adeptos no se den conocer. Se hacen los novicios y observan a los mejores elementos iniciables en la nariz y en la barba de los grandes pontífices altamente decorados. Luego, cuando el tiempo llega, ellos dejan las órdenes en cuestión y es así como algunas estructuras se ven literalmente desvitalizadas de su dimensión hermética en una ignorancia generalizada.

El segundo riesgo de la vía mágica es el desequilibrio psicológico. La fuerza de los rituales y algunas identificaciones de las formas divinas, pueden ocasionar entre personas insuficientemente preparadas (digamos purificadas para ser claros), confusiones psicóticas más o menos graves.

Leer mas…

¡Que se lo diga por Toutatis!