Espiritualidad - cfio.es

¿Podemos iniciarnos en la espiritualidad sin maestro ni gurú? (parte 1)

La autonomía espiritual es un tema de actualidad. La proliferación de las sectas y del new age ha hecho que el público desconfiara frente a la espiritualidad. ¿De allí probablemente la pregunta de saber si es posible ser iniciado en una vía espiritual sin relación de maestro a discípulo? Es decir sin tomar el riesgo de ser engañado o manipulado por un gurú La psicosis mediática ha contribuido mucho a este género de interrogación hasta si la pregunta se revela pertinente sobre numerosos puntos…

En este artículo, no voy a contemplar el problema bajo este ángulo porque el debate de las sectas me cansa y les diré por qué en un prójimo post. Aquí, vamos a estudiar más bien las oportunidades y los límites de un camino espiritual autodidacta.

Una confusión frecuente

En nuestra época, la gente busca respuestas. Es indiscutible. El desencanto global del público frente a los antiguos valores materialistas le arrastra hacia una búsqueda de apertura más esencial, que a menudo acaba en las puertas de la espiritualidad.

Una pregunta se impone: ¿Acaso la búsqueda de respuestas existenciales pasa forzosamente por un compromiso iniciático? Sin duda alguna, no. Y podemos algunas veces confundir ambos caminos. Si ha leído un libro, ha discutido con alguien o ha visto un programa de televisión, y algo ha despertado dentro de Usted. Un click que nos trastorna y nos hace agachar la cabeza ante el primer gurú que pasa.

La primera recomendación será la de tomarse el tiempo de comprender bien las connotaciones reales del camino espiritual. Antes de saber si se necesita o no de un maestro, procuremos analizar lo que significa el camino iniciático y sobre todo, que tipo de vía nos va a convenir. En este ámbito, toda precipitación debe ser evitada.

¿Quién es usted?

No hay tampoco que ceder al miedo. Los medios de comunicación exageran. Concretamente, hay mucho menos sectas que lo se afirma. En todos los agrupamientos humanos, encontrará siempre historias vilmente humanas. El maestro espiritual también es un humano con defectos, como yo se le explicaré en otro artículo. No es por esto que no puede guiarlo correctamente.

La verdadera pregunta está en otra parte. ¿Tiene la capacidad de aprender sólo? ¿Es lo bastante estructurado para organizar su propia búsqueda, sus lecturas y sus experiencias? ¿Tiene la perspicacia para preguntarse constantemente que le es necesario? ¿Es bastante astuto y atento para superar las trampas de la vía? ¿Tiene la disciplina y el método para poner en ejecución un protocolo de trabajo espiritual?

En general, es el trabajo del guía es el de ayudarle a resolver todas estas preguntas. Pero una vez más, sólo depende de usted el desenvolverse sólo si es capaz de eso.

¿Qué dice la Tradición?

La Tradición no dice nada que no esté de acuerdo con la época en la cual ella se expresa. Antes de la era de la utra-comunicación, no teníamos demasiada elección. El único modo de recibir una iniciación pasaba por el encuentro de un maestro o de un grupo iniciático. El camino podía ser largo y cansador. Había primero que saber a qué dirección ir. Y luego había que ser convencido de su buena voluntad.

Hoy, la mayoría de las vías espirituales orientales y occidentales han sido publicadas y ampliamente comentadas. Los secretos operatorios transmitidos antaño bajo el abrigo están a disposición de cada uno. Ciertos pseudomaestros todavía se aferran a su complejo de superioridad haciendo creer a quién lo quiere que son poseedores de una praxis ultra secreta. Mi consejo, sepárense de toda persona que tiende al bullicio y que no tiene un profundo deseo de responder claramente …

Ventajas y límites de la autoiniciación

Ciertos anacoretas (monjes ermitaños del desierto) alcanzaron la realización espiritual sin saber leer ni escribir. Esto dice mucho sobre la importancia de los libros considerados tan necesarios en nuestra civilización. Un viejo rumor afirma por otra parte que el incendio de la biblioteca de Alejandría no fue un accidente…

En los acompañamientos espirituales que he conducido, vi a personas sin gran cultura esotérica ser buenos gigantes precisamente porque no fueron obstruidos de teorías. Como que, la virginidad intelectual es algunas veces una ventaja iniciática. En cambio, vi a muchos eruditos que tenían el cerebro lleno de pseudoconocimiento, ser perfectamente incapaces de aprender algo nuevo, ni ponerse en cuestión.

La ventaja de una autoiniciación, es que usted es libre de decir sí o no. La desventaja, es que va a escoger lo que le conviene y lo que no le conviene. El hecho de filtraro la información es bueno en sí cuando se trata de confrontar con ideas. Pero en la iniciación, es la cuestión es de acosarse a si mismo (así como decía Don Juan en Castaneda).

El guía espiritual está allí para desenmascararlo sin cesar. Él no tiene hacer que se le parezcan o que lo adoren. Lo que quiere (porque le pidió hacerlo), es ayudarle a desalojar su ego, este usurpador que le priva de la vida divina y lo separa de la realidad.

Créanme, este adversario es temible porque es maligno como un viejo mono para los orientales, y maligno como un demonio para los occidentales.

El límite está allí. Hacen falta fuerza y una lucidez muy aguzada para desenmascararse. Sin guía es difícil pero no imposible…

¡Que se lo diga por Toutatis!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *